Fitness girl running on treadmill. Woman with muscular legs in gym

Vida Activa

¿Qué hacer primero cardio o pesas?

Publicado por el 20/02/2017

Existen múltiples teorías relacionadas con la efectividad de hacer el cardio o las pesas primero, y como la mayoría de las cosas en el gimnasio, están relacionadas con la perdida u oxidación de grasas durante el ejercicio. Sin embargo, la respuesta a esta pregunta depende principalmente de dos cosas: el objetivo de tu entrenamiento y tu capacidad física actual.

Por ejemplo, si estás comenzando en el gimnasio y lo que requieres es aumentar tus capacidades físicas en general (fuerza y resistencia cardiovascular o cardio) puedes comenzar haciendo unos ejercicios de estiramiento dinámico, luego hacer el trabajo con pesas y al terminar el cardio. ¿Por qué las pesas primero? Porque cuando comienzas a entrenar con pesas necesitas tener coordinación para ejecutar eficientemente el ejercicio y aprender a realizarlo correctamente, esto será más difícil si estás cansado luego de haber corrido 30 minutos o más en la caminadora. Por el contrario, si has hecho las pesas primero, caminar, trotar o pedalear será mucho mas sencillo ya que representan movimientos con menos reto psicomotor. Es decir, puedes realizarlos de manera correcta más fácilmente.

Muchas veces se emplea el cardio como un calentamiento antes de comenzar el trabajo de pesas, y si bien caminar o pedalear aumentan tu temperatura corporal en general, no promueven un pre-acondicionamiento completo de los músculos y articulaciones que trabajarás luego con las pesas. Por ejemplo, si caminas o trotas, no estarás preparando correctamente a los músculos de tus brazos para realizar pesas. Por esta razón siempre, aunque trotes, es recomendable realizar ejercicios de estiramiento dinámico enfocados en las articulaciones que participarán en tu trabajo de fuerza.

Otro escenario, para personas con mayor condición física, es fraccionar el trabajo de cardio antes y después del trabajo de fuerza. Es decir, realizar 30 minutos en la caminadora, luego el entrenamiento de pesas y finalmente 30 minutos adicionales en otro equipo cardiovascular. Esto ayuda a que el entrenamiento sea un poco más variado y permite una sesión final de cardio como para terminar de sacarle el jugo a tu cuerpo en el entrenamiento, pero es una opción que debes considerar solo si estás bien entrenado y no afecta la calidad de tu trabajo de fuerza.

Aunque hacer trabajo de cardio y pesas en una misma sesión de entrenamientos es una conducta institucionalizada en muchos centros de fitness, para la mayoría de las personas que quieren estar saludables esto no es absolutamente necesario. Puedes tener los mismos beneficios del ejercicio alternando días de cardio con días de entrenamiento de fuerza en sesiones separadas, y realmente esta es mi opción favorita para estar saludables.

¿Por qué es mi opción favorita?

1. Porque puedes enfocarte más en cada tipo de ejercicio por sesión.
2. Disfrutas sesiones de trabajo completamente diferentes.
3. Dispones de más tiempo para que tus músculos se recuperen.
4. Reduces considerablemente la duración de cada entrenamiento.
5. Agregas más variedad al entrenamiento de cada día.
6. Si haces el cardio afuera puedes salirte de las cuatro paredes del gimnasio.
7. Mejoras tanto la fuerza como la resistencia cardiovascular.

Finalmente, si es primero, después o en días separados lo importante es hacerlo. Se siente mucho mejor entrenar que sólo pensar en ello y combinar ambos tipos de ejercicio te permitirá multiplicar los beneficios de moverte.

Etiquetas: , , , , , , , ,